La noche de bodas: lo que hay que saber

La expectativa asociada a la primera noche de intimidad después del matrimonio normalmente es muy elevada. La cantidad de decepciones que estas expectativas pueden acarrear son mucho mayores. ¿Cómo proteger tu sensualidad y cómo obtener el máximo placer después de que la relación haya pasado a una nueva etapa? En este nuevo artículo te daremos algunos datos interesantes que debes conocer.

Según las estadísticas, del 60 al 82% de las parejas describen la primera noche de bodas con la palabra "decepción". Algunos estaban demasiado ansiosos y se quedaron dormidos, otros bebieron demasiado alcohol y comieron demasiado, otros no sintieron nada especial, muchos no recuerdan nada. ¿Por qué ocurre esto y qué hacer?

El primer enemigo de una noche de bodas inolvidable es el cansancio. El habitual agotamiento físico y emocional. Piensa que durante todo el día de la celebración los novios están en intensa comunicación con los invitados, y ¡cuánto estrés se ha acumulado y experimentado durante la preparación y organización!

Son muchas las veces en las que los novios y recién casados tienen que soportar comentarios de algunas personas que por imprudencia elevan aún más las expectativas de lo que tiene que pasar entre una pareja la primera noche de bodas.

Además, prácticamente no queda nada de energía para darle a tu pareja en la intimidad. Una boda es una apertura temporal de acceso al corazón de una pareja. En este día, los límites de la relación se vuelven tan permeables a los demás que uno puede ahogarse en una multitud de buenos deseos, deseos de boda y comentarios. Y hay que tener en cuenta esta "sobrecarga".

¿Cómo afrontar la noche de bodas?

Afortunadamente, si la pareja de recién casados tiene una buena comunicación, hay muchas cosas que se pueden hacer para bajar la presión y hacer de ese momento uno muy especial.

Tener un plan de acción

Cuando la parte oficial de la boda haya terminado y por fin tengan algo de intimidad, simplemente... duerman bien y empiecen su primera mañana como marido y mujer con un agradable momento de intimidad sexual.

Mejor aún, pueden planificar una transición especial de la parte formal de la boda a la parte íntima. Por ejemplo, ir a algún lugar significativo para los dos o, si están solos, pueden hacerse regalos personales y darse muestras de afecto. Y una cosa más: reconstruye la atmósfera sensual con algo exclusivo que solo ustedes puedan entender: pon "esa" canción, utiliza un aroma simbólico.

Prepara tu mente y sentimientos

El segundo enemigo insidioso de la intimidad sexual en la noche de bodas es el pensamiento del "debo - debería": "Tengo que ser un amante perfecto", "Tengo que experimentar un orgasmo fantástico", "Tengo que superar sus expectativas", "Las mujeres reales deben responder a la iniciativa erótica masculina" ... Estos interminables "debe - debería" suelen conducir a una enorme decepción.

Las parejas no se centran en la intimidad sexual, sino que empiezan a intentarlo. Al sexo se le asigna un objetivo. Y ahora la intimidad se parece más a correr por las banderas hasta la meta. Ambos se encuentran atrapados: cada uno se siente "obligado" a experimentar algo. Pero cuanto más te concentres en ello, más probable será que te decepciones.

Lo mejor es abandonar el "programa obligatorio". Lo mejor es centrarse en el juego, la fantasía y los finales imprevisibles. Estar abierto al resultado de un encuentro íntimo.

Establece nuevas normas

Es un hecho que solo los seres humanos pueden tener relaciones sexuales en casi cualquier momento de su vida después de la pubertad, por el deseo, no por la continuación de la especie. Disfrutemos de esta característica.

Centrarse en cada momento de intimidad, renunciar a los objetivos. Solo hay que estar presente de forma consciente en cada contacto, palabra, sentimiento o mirada del otro.

Lo que más excita de este momento de intimidad es su imprevisibilidad. Incluso el más fantástico, repetido una y otra vez, conducirá al aburrimiento sensual. Esto es algo que conocen muchas parejas en uniones de larga duración.

Esté abierto a cualquier resultado del encuentro. Este enfoque ampliará enormemente las posibilidades de la intimidad sexual, haciéndola más rica, brillante y satisfactoria.

Y lo más importante, trata la intimidad como una aventura. Cambiar la frase "contacto sexual" por "comunicación sexual". Al fin y al cabo, la "comunicación" implica un gran número de posibilidades y opciones.

Compartir en:

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La noche de bodas: lo que hay que saber puedes visitar la categoría Consejos de boda.

¡𝗠𝗮𝘀 𝗰𝗼𝗻𝘁𝗲𝗻𝗶𝗱𝗼!