El día antes de la boda: cómo relajarse y dejar de preocuparse

Un día antes de la boda: este hecho puede causar un pánico absoluto a quienes están a punto de embarcarse en un evento tan importante. Lo que has estado esperando y preparando durante tanto tiempo ocurrirá mañana.

Hoy queremos brindarte algunos trucos para ayudarte a relajarte en la víspera de un acontecimiento emocionante.

Comprueba todo lo que harás mañana

Para empezar, conviene saber que es perfectamente normal estar ansioso el día antes de la boda. Otra cosa es que tus emociones se desborden y te cueste concentrarte. En este caso, es el momento de utilizar algunas buenas prácticas para entrar en razón y ahorrar fuerzas para el tan esperado evento.

En primer lugar, es conveniente sacar todas las listas de tareas pendientes y asegurarse de que no se omite ningún elemento importante. Nunca está de más volver a comprobar y asegurarse de que todo está en orden.

Llama a tus contratistas y luego deja de lado todos los negocios. Ahora tu único trabajo es calmarte y afrontar el día siguiente con el mejor humor posible.

Bebida de hierbas

Busca en tu cocina o en la tienda una bebida a base de hierbas calmantes. Algunas plantas tienen un efecto sedante y ayudan a relajar un sistema nervioso agitado en pocos minutos. Por ejemplo:

Raíz de valeriana

Una de las mejores hierbas sedantes. El complejo de principios activos de la valeriana ralentiza el ritmo cardíaco y hace que el cuerpo esté más relajado.

Manzanilla

El té elaborado con esta hierba mejora la agudeza mental, eleva el estado de ánimo y relaja los calambres musculares.

Cacao

El polvo de cacao no es medicinal, pero es conocido por su alto contenido en antioxidantes y vitaminas. Reduce la presión sanguínea y su delicado sabor a chocolate le levantará el ánimo.

Un baño caliente

Un tratamiento de spa casero en la víspera del gran evento es otra receta que ayudará mucho. Asegúrate de que el día anterior a la boda esté completamente libre para poder dedicarlo a ti. Toma un baño caliente. Puede ser con espuma, con sal marina o con tu aroma favorito.

Sin embargo, hay que tener cuidado con la temperatura del agua: recuerda que a 39 - 40 grados conviene limitar el baño a solo 10 o 15 minutos, para que el corazón no se estrese demasiado.

Un baño caliente te ayudará a mejorar tu metabolismo, abrirá tus poros, calmará tus nervios e incluso tendrá un efecto analgésico. Después, aplica en tu piel tu crema corporal favorita o la mascarilla facial que más te agrada. Todo ello le ayudará a calmar el ritmo inquieto de tus pensamientos.

Reúnete con tus amigos

¿Quién mejor para levantar el ánimo que tus mejores amigos? Para aliviar la ansiedad, compártelo con ellos. Invita a tus amigos a tener una conversación informal, pizza y una película ligera con temática de boda, te ayudarán a relajarte, y tal vez a olvidarte por completo de tus nervios. Para eso están los amigos.

Medita

Si nunca lo has probado, ahora es el momento. Siéntate cómodamente en un lugar tranquilo, cierra los ojos e intenta no pensar en nada. Podrías poner el sonido del oleaje o los sonidos del bosque de fondo. Lo principal es atrapar cada pensamiento inquieto y dejarlo de lado. Por el momento, solo relajación y paz.

El peor de los casos

Otro consejo para aliviar rápidamente la ansiedad es imaginar el peor escenario posible: el camarero se ha resbalado y ha dejado caer la tarta, nadie se ríe de los chistes del maestro de ceremonias. Imagínate todo esto y seguro que sientes una sensación de alivio: te darás cuenta de que toda ansiedad tiene sus límites. Todo ha ocurrido ya en tu mente: ¿por qué preocuparse más?

Anclaje emocional

Piensa en algún acontecimiento vivido relacionado con tu futuro cónyuge. Tal vez sea una primera cita o un primer beso, un viaje romántico o una imagen feliz de un futuro imaginario. Mantenlo en tu mente. De este modo, cualquier malestar asociado a la boda palidecerá en comparación con las cálidas emociones que experimentarás junto a tu futura pareja.

Las bodas son días importantes y trascendentales. Quieres que sea perfecto, pero nadie es omnipotente y tus células nerviosas no durarán para siempre. Así que disfruta del proceso y recuerda: incluso el día más duro no dura más de 24 horas.

Compartir en:

Si quieres conocer otros artículos parecidos a El día antes de la boda: cómo relajarse y dejar de preocuparse puedes visitar la categoría Consejos de boda.

¡𝗠𝗮𝘀 𝗰𝗼𝗻𝘁𝗲𝗻𝗶𝗱𝗼!