Consejos para reducir los nervios del chico antes de llegar al altar

Tomar a la mujer como esposa es uno de los actos más hermosos y delicado que el hombre logra en su vida. Muchos manteniendo su fachada de “chico malo” o de “hombre serio” no logran ser capaces de demostrar el romanticismo que poseen, pero en aquel momento cuando deciden dar el primer paso y pedirle matrimonio a la novia, es donde todos los parámetros se rompen y empieza una nueva etapa en sus vidas. Sin importar que tan rudo el sea, al final esa decisión termina ablandando el corazón y llevándolo a un punto en donde pueda sentir y disfrutar lo que realmente ha de ser. Una pareja en busca de su verdadera media naranja.

Esta claro que actos como esos no son muy frecuentes, pero hay otro momento que hace desatar toda la dulzura y lo cursi de aquel chico. Si, el momento en el que hace oficial los votos matrimoniales, aquel momento donde delante de todos termina desglosando lo más puro de su ser para hacerle sentir a ella como si fuese todo en su vida.

El problema llega cuando la hora de la verdad se aproxima, no todos tienen la fuerza, coraje o la valentía para hacer tal acto, por lo que los nervios terminan devorándolos y de alguna forma u otra estos terminan haciendo el ridículo ante su amada y los testigos. Es por eso que hemos creado este artículo, para aconsejarte que hacer en esos momentos, para que así de una vez y por todas, domes el momento como si fuera tuyo.

Consejos para antes del altar

Recuerda por qué estás allí

El recordar la razón por la cual estas en el lugar muchas veces es suficiente para recuperarlas fuerzas necesarias y seguir avanzando. El enfocarte en las razones puede ser de gran ayuda cuando debes decir las palabras. Recuerda que ella estará allí para ti, pues no importa quien inicie primero, al final ella será tu principio y fin por lo que debes verla desde ya, como tu todo, como ese alguien que forma parte de ti.

Padrinos, amigos y hermanos

Tus padrinos pueden posar un rol muy importante en tu momento de casamiento, pues si sientes nervios puede que ellos te ayuden, con consejos y aliento. Por alguna razón están allí, te acompañan por algo, pues en este punto, el aprenderlo y contar con ello puede ser la salvación. Si piensas que alguno de ello tiene material de ayuda, pues antes de la boda háblale y pídele consejos, ya que si este pasó por esto, puede que no haya nadie más con mejores consejos que el.

Acerca del autor